otro round (el juego de los 20)

31 ene. 2017

Te lo dije, he crecido. Dos mil diecisiete es mi año, todo azul brillante, esperando a que me anime a jugar. Ambos lo sabemos, este es otro round. Y yo estoy preparada: ya soy una mujer. Vos lo has dicho, hoy soy otra. Los monstruos de la infancia se han quedado en el placard, voy liviana de equipaje.

El sueño ya es diferente, la vida ha cambiado tanto. Ya juego a probarme los zapatos de adulta, intento tomar las riendas de mi camino. Sucede que he crecido, que los miedos de niña son un recuerdo fugaz. Aun así, todavía tambaleo. Nadie me dijo que la adolescencia iba a ser fácil de extrañar.

Pero tengo fe en el futuro. Algo me dice que voy a estar bien, entre el cóctel de pastillitas y el amor de los que me rodean. Y voy a estar bien, lo presiento en el cosquilleo de la sangre. Voy a ser luz en tanta oscuridad, voy a ser amor cuando me volteen la cara, voy a ser paz en la tormenta.

Ya te lo dije, voy a pelear este round. Me aferro a la vida, echo raíces, amo con locura, río a carcajadas, me quedo acá. Te dije que no me quería morir, ahora te digo que quiero vivir para siempre. Me quedo acá: me convierto en alegría, sueño con volverme a despertar.

Es extraño: nunca quise crecer. Una vida más cómoda, la eterna juventud. Sin embargo, acá estoy, producto de una metamorfosis dolida. Soy quien soy por mis heridas de batalla, por las noches sin dormir, por todas las veces que me rendí. Soy quien soy por todas las victorias, por cada momento de júbilo, por cada vez que pude.

Tal vez este sea el año en el que aprenda a quererme más, a cuidarme como merezco. Quizá pueda entender que ya soy artífice de mi futuro. Que mis decisiones tienen consecuencias, que la vida no siempre juega de mi lado, que la vida puede sonreírme entre la lluvia.

Que los veinte me encuentren así: feliz, en paz, con-el-inevitable-cúmulo-de-proyectos, todavía sonriendo, un poco más cuerda que ayer. Que mi vida tenga un propósito, que mis valores encuentren un espejo en el cual reflejarse. Que mi corazón siga acompañado, que mi amor solo pueda crecer

Y que la esperanza me salve, me guíe, me lleve a buen puerto. Que el aprendizaje sea dulce, que la vida me acaricie, que mi camino solo sea cuesta arriba. Y que donde no pueda amar, no me demore.