carta a un beso fugaz

3 sept. 2017

Empezás a hilvanar una reflexión sobre alguna vaguedad y yo escucho embelesada. Bendita tu boca que siempre sabe qué decir. Cortás el silencio, lo destruís con historias olvidadas. No estamos solos pero hemos creado una suerte de universo alterno en donde estamos los dos. (y estamos tan cerca)

Te acostás en mi cama, yo me siento a tu lado. Todavía le temo al dolor dulce de animarme un poco más. Vos tomás mi mano, dibujás figuras centenarias con tus dedos. Conversamos sobre nuestras vidas (y yo ruego que se crucen un poco más).

Que se crucen, que choquen, que tu sonrisa embista mi rutina, que te quedes un rato más.
Ambos sabemos que vos sos tan fugaz, sos un suspiro entrecortado. ¿Cuánto tiempo vas a estar entre mis brazos? ¿Cuándo volverás a ella? Vos sos tan libre y yo no te quiero para mí, pajarito que siempre decide escapar.

Y me quedo acá, un poco vacía, esperando tu cariño esporádico (y el alma tan pesada, guardando besos de contrabando).