nos quisimos y no quisimos querernos más

29 jul. 2015

Qué somos y qué esperás de mí, yo te digo adiós porque puedo y porque no sé cómo quedarme. Es más fácil irse, no hablar, no querer. La habitación oscura y nos queremos olvidar, queremos dejar los besos ocultos en una caja, en la noche… “pero seamos amigos” y no, no puedo, no quiero que me mires con otros ojos, pero me voy, te dejo, me entrego a otras bocas, otras manos.


Nos cansamos de la asfixia crónica, de todas las veces en que yo dije “seamos”. Nos arrepentimos, tiempo malgastado en una felicidad efímera, que no quería durar; vos me querías de a momentos, entre “no me siento bien” y “no te quiero hacer mal”. Pero sí nos hicimos mal, vos te equivocaste, yo no quise pensar.

Y sería feliz si pudiera escribir que estábamos conectados a un nivel cósmico, intercelular, que esto es una pausa, nada más. Esto no se llama pausa, se llama final (yo no puedo quererte más). Historias inconclusas, nos quisimos y no quisimos querernos más.

Me fui sin mirar atrás, un beso y chau, que el micro se va (quizá el micro eras vos y yo te corría, vos lejos y yo cortando la distancia)