pudimos querernos tanto

5 ago. 2015

Es mejor no hablar. Cruzás y descruzás las piernas, mirás el reloj. No te atrevés a mirarme, yo no puedo quitarte los ojos de encima. Estamos en silencio, la radio no se va a callar. Vos te desdibujas, pasás a ser una silueta, un adorno más en la casa. Decidís que te vas, casi gesto tácito, bandera blanca y te rendís. Fuimos víctimas de un dulce exterminio, tan íntimo, tan nuestro. Mis palabras como granadas, tus lágrimas-trinchera, te refugiabas en esas gotitas de sal y yo solamente pensaba en esa primera tarde de Abril.

Pudimos querernos tanto.