y que aparezcas

6 ago. 2015

Me armo de nuevo y empiezo a pensar si hoy, soy tu reflejo o el de ellos. Pieza a pieza, y cada tanto quiero dejar de ser o encontrarme. Soy una de tus revoluciones a medias, un intento de cariño y un dispenser de tus lágrimas; pero también soy un grito ahogado, alguien que sonríe sin querer,  y una chica que te espera.

Porque podemos pintar de nuevo la fachada, (tratar de) olvidar los juramentos que hicimos, pero vos, seguís ahí, inamovible, y solo hace falta quitar una, dos manos de color azul, y que aparezcas.